10 días para descubrir POLONIA – Zakopane (parte III)

  • Autor de la entrada:
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Hace mucho tiempo que miraba vuelos a Polonia y…¡por fin me decidí! Este año iba a pasar la Navidad en Polonia!! Después de unos meses muy intensos de clases, prácticas, trabajos , necesitaba unos días de disfrutar y relajarme, así que como no, decidí irme de viaje.

No tenía mucho margen en cuanto a las fechas, ya que al volver de Navidad tenía exámenes de la facultad, pero eso no iba a impedir que pasara unas navidades preciosas en Polonia. Así que compré un billete de ida el día 26 de diciembre a Cracovia, y uno de vuelta el día 4 desde Varsovia, teniendo así 10 días para descubrir este precioso país.

Si queréis ver el itinerario que seguí y los preparativos de viaje, tenéis más información en un post anterior.

Polonia es un país que vale la pena visitar en cualquier momento, pero teniendo la oportunidad de ir en esas fechas era aún mejor, ya que podría disfrutar de todos sus mercadillos navideños y su maravillosa decoración.

Como en varios de mis viajes, no me hospedé en hoteles, sino que utilicé la aplicación de Couchsurfing para quedarme a dormir en casas de gente local. Si no conocéis la aplicación y queréis saber más sobre ella, tenéis más información en este post.

DÍA 3:

¡Buenos días! Son las 5 de la mañana y hay que espabilarse para ir a la estación de autobuses para ir a… ¡Zakopane!. A las 6 menos 5 de la mañana cogí el bus 304 muy cerca de la casa donde me quedaba para ir a la estación central de autobuses, donde llegué sobre las 6 y cuarto.

El bus a Zakopane salía a las 6:40, así que tenía tiempo de sentarme a desayunar. El bus salió súper puntual y sobre las 9 y cuarto ya estábamos en Zakopane. El trayecto teóricamente son dos horas, pero siempre tarda más ya que es una carretera donde suele haber mucho tráfico.

Yo compré el billete de bus por Internet, aunque también se pueden comprar en la estación o en el mismo bus, y me costó 18 zloty cada viaje (36 zloty ida y vuelta), menos de 5 euros por trayecto.

Una vez allí, al principio pensaba coger el teleférico y subir a las montañas para pasear un rato, pero como todo el mundo me dijo que el lago era súper bonito, al final decidí ir al lago Morskie Oko.

Para llegar al lago hay que coger un bus que sale de la misma estación y cuesta 10 zloty cada trayecto, unos dos euros y medio. El trayecto dura casi una hora, de forma que llegamos al parque natural sobre las 10 de la mañana.

Allí hay que pagar entrada, aunque la verdad es que es simbólica, ya que vale unos 50 céntimos. Una vez dentro, se puede coger una carroza de caballos que os subirá hasta la zona del lago o ir andando. Si no estáis en buena forma o no lleváis equipamiento para la caminata por la nieve, os recomiendo la carroza.

Yo subí andando y tardé unas 3 horas (llegué al lago sobre la 1). Tengo que reconocer que todo el camino andando es precioso, así que si estáis en buena forma y tenéis tiempo os recomiendo hacerlo andando. Pero contar que si es en invierno habrá hielo y es peligroso.

Si cogéis la carroza de caballos en media hora estaréis en la zona alta, desde donde os tocará andar una media hora hasta el lago.

La verdad es que la caminata es preciosa, pero, evidentemente, lo mejor del parque es el lago Morskie Oko. El lugar es impresionante, y las vistas son alucinantes.

Yo fui en invierno, de forma que el lago estaba completamente congelado y había gente caminando por allí. Aunque dicen que la mejor época para visitar el lago es en primavera, las vistas del lago helado rodeado de montañas nevadas son increíbles.

Después de un rato contemplando las vistas, anduve una media hora para llegar a la zona de los caballos y decidí subirme en una carroza, ya que si iba andando no me daría tiempo de ver el pueblo de Zakopane. La carroza es relativamente barata, 40 zloty, que son unos 10 euros.

Allí volví a coger el bus (10 zloty) y me dirigí al centro del pueblo, a la calle Krupowki. Para llegar allí desde la estación central de autobuses solo tenéis que caminar recto unos 15 minutos y os la encontraréis. Y creerme, la reconoceréis.

Yendo desde la estación de autobuses, llegaréis a la zona central de la calle. Desde allí yo decidí subir hacia arriba disfrutando de todas sus casitas típicas y comida polaca real en puestecitos callejeros. Ya empezaba a refrescar, así que decidí tomarme un chocolate calentito y volver a bajar.

Bajé toda la calle hasta llegar a hoteles y restaurantes más lujosos pero decorados súper bonitos, y encima con la decoración navideña era aún más bonito.

Después de un par de horas paseando volví a subir hacia la zona central, donde me compré un trozo de pizza para comer y volví hacia la estación de autobuses para coger el bus de vuelta a Cracovia.

El bus salió puntual a las 5 de la tarde y llegamos a Cracovia sobre las 8. Cené y me fui a casa a dormir, que al día siguiente había que madrugar aún más. 

Continuará…

Deja una respuesta

Please rate*