Qué ver en LIUBLIANA (y alrededores) en 1 día

  • Autor de la entrada:
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Liubliana es una ciudad que suele pasar desapercibida cuando alguien hace un viaje por Europa, por lo que no esperaba gran cosa de ella; pero me sorprendió muchísimo! Es una ciudad preciosa y a la que vale la pena dedicarle al menos una tarde completa.

En este post os contaré los mejores sitios que ver en Liubliana y, si tenéis más de medio día en la ciudad, con qué otros sitios cercanos podéis combinarla.

Liubliana fue nuestro primer destino en este viaje por Eslovenia, pero no llegamos allí directamente en avión. Como expliqué en el post de preparativos e itinerario del viaje, los vuelos a Liubliana suelen ser bastante caros (desde Barcelona), así que decidimos volar a Venecia y desde allí ir en coche hasta la capital eslovena.

Nuestra primera idea era pasar la mañana en Pirán (quizás también Izola, aunque este segundo pueblo ya sabíamos que no nos daría tiempo), comer en el Castillo Predjama y pasar la tarde en Liubliana. Pero al final tardamos más de lo previsto en alquilar el coche y pensamos que no nos daría tiempo de disfrutar de Liubliana, así que finalmente descartamos Pirán e Izola y fuimos directamente hacia el castillo. Aunque me dio pena no poder visitar Pirán, es cierto que se parece bastante (al menos por las fotos) a ciudades croatas, y yo ya había estado en Croacia hacia dos veranos, así que nos pareció que era el lugar más “prescindible” de la ruta.

Así que nada más alquilar el coche pusimos rumbo al Castillo Predjama. El trayecto es bastante fácil y “rápido” ya que es prácticamente todo autopista, pero son quilómetros, por lo que tardamos unas 2 horas y media aproximadamente. 

El principal atractivo del castillo es su curiosa ubicación en la boca de una cueva. La verdad es que no sabía si nos gustaría o no, porque en las fotos no se aprecia lo grande que es, pero estaba de camino así que decidimos parar. Y suerte que lo hicimos!! Las vistas del castillo dentro de la cueva son impresionantes! 

Nosotras decidimos no entrar, ya que los castillos suelen gustarme más por fuera y tampoco parecía que por dentro fuera muy espectacular, así que decidimos no perder ni tiempo ni dinero en ver su interior. Eso sí, nos sentamos en unos banquitos que hay muy bien situados para disfrutar de las vistas a comernos nuestro tupper y bocadillo preparados del día anterior (también hay una zona de picnic con mesas y sillas para la gente más civilizada; y evidentemente un bar para quien quiera darse el capricho). 

Si tenéis tiempo, podéis ir a alguna de las famosas cuevas de Eslovenia. Justo al lado del castillo está la Cueva de Postojna, según dicen, la cueva más visitada de Europa! Nosotras decidimos no entrar porque nos implicaba mínimo unas dos horas de estar allí y preferimos dedicar ese tiempo a otros lugares. Además, habíamos leído en varios blogs que, a pesar de ser impresionante, que parece que lo es, está demasiado turisteada y llega a ser agobiante de la cantidad de gente que se acumula en las cuevas. Así que nosotras la descartamos. Y creo que hicimos bien, ya que, al pasar por delante de camino al castillo, vimos muchísimos coches y autobuses turísticos aparcados en la entrada de la cueva.

Y después de aproximadamente una hora disfrutando de las vistas del castillo, subimos de nuevo al coche rumbo a Liubliana. El trayecto de Predjama a Liubliana es bastante más corto y tardamos entre hora y hora y media hasta llegar a la ciudad. Una vez allí, fuimos directas a nuestro alojamiento a descargar las maletas y aparcar el coche, para ir andando a la ciudad y no tener que preocuparnos de aparcar en pleno centro. Y no pudimos haber escogido mejor! Llegamos a Liubliana sobre las 3 de la tarde, momento a partir del cual podíamos hacer el check in y en apenas 15-20 minutos ya estábamos de camino al centro.

Liubliana es una ciudad muy curiosa porque a pesar de ser la capital del país, es una zona muy tranquila y, a la que te alejas un poco del casco antiguo, parece que estés en un pequeño pueblo en el que apenas hay ruido ni coches ni nada de nada. Nosotras nos quedamos un poco a las afueras (a unos 15 minutos andando del centro) y no parecía que estuviéramos en la ciudad; de hecho, yo, al llegar, comprobé en Google Maps que realmente solo estábamos a 15 minutos del centro, ya que por un momento pensé que habría mirado mal la dirección del hotel al reservar o que estábamos donde no era. Pero no, en nada llegamos al casco antiguo. 

Y solo el camino del hotel al centro ya nos enamoró. Fuimos todo el rato al lado del río dando un paseo y disfrutando cada detalle que veíamos. Lo primero que nos encontramos fue un bar debajo de un puente!! ¿Cuántas veces habréis escuchado la expresión de vivir debajo de un puente como si fuera algo malo? Pues ese bar era una pasada! Se habían montado un chill out ahí, debajo de un puente cualquiera del río; me encantó!! Y siguiendo por el paseo vino lo mejor: una biblioteca al aire libre. Varias sillas y estanterías llenas de libros estaban repartidas por el césped que rodeaba el río. Y lo mejor es que no solo estaban ahí, sino que las volvimos a ver más tarde en el Parque Tivoli y, por lo que leímos, había muchas “bibliotecas” al aire libre por todo el país! Nos pareció una idea genial para promocionar la lectura y que podría aplicarse fácilmente en casi cualquier ciudad.

Después de ese bonito camino, llegamos al casco antiguo. La mejor manera de conocer la ciudad es simplemente pasearla, caminar por sus callecitas de colores y disfrutar de su ambiente; pero sí hay algunos lugares “imprescindibles” o básicos que hay que conocer y que te servirán para marcar un poco tu camino por la ciudad.

  • Castillo de Liubliana: Nosotras ni subimos ni entramos, porque leímos que había mejores miradores que el castillo, pero sí es un lugar a tener presente y verlo desde la distancia, ya sea desde el propio casco antiguo o desde un mirador que os explicaré a continuación.
  • Restaurante/Cafetería Neboticnik: Uno de mis lugares preferidos de la ciudad. Se trata de un rascacielos que se encuentra un poco alejado del casco antiguo, más en la zona comercial de la ciudad, y que tiene unas vistas increíbles de Liubliana!! Es gratuito y simplemente tenéis que entrar en el edificio y subir en ascensor hasta el restaurante o la cafetería. Nosotras subimos hasta la cafetería porque solo queríamos disfrutar de las vistas, no teníamos intención de comer allí; pero si queréis daros un buen capricho, es una gran opción. A ambos lugares puede subirse sin problemas, pero si queréis quedaros un rato sí tendréis que pagar alguna consumición. Nosotras recorrimos la terraza del bar, nos quedamos un rato admirando las vistas y volvimos a bajar; aunque posiblemente si en vez de una tarde hubiéramos tenido todo el día, nos hubiéramos tomado algo en la terraza y quizás se puede ver un bonito atardecer. 
  • Plazas varias: Plaza Mestni, Plaza Preseren, Plaza Stari, Plaza Vodnik y Plaza Gornji son algunas de las plazas más representativas de la ciudad. Aunque algunas de ellas no tienen nada en especial, sí os servirán para marcar la ruta; es decir, en el camino de una plaza a otra disfrutaréis de preciosas callecitas repletas de colores y casitas preciosas! 
  • Paseo por el río: Como ya he comentado antes, pasear por el río es un gran quehacer en la ciudad, tanto en el casco antiguo como en las afueras; y os podéis sentar allí mismo en el césped a descansar y relajaros en la sombrita (sobretodo si vais en verano y os toca pasar calor!). 
  • Puentes del río: Además, en la zona del río que hay en el casco antiguo encontraréis algunos puentes bastante curiosos, como el puente triple, un puente muy original. 
  • Parque Tivoli: Es el parque más famoso de la ciudad y un lugar ideal para relajarse y perderse entre quilómetros y quilómetros de bosque. Eso sí, está algo alejado del centro, así que si tuvierais que descartar un lugar por falta de tiempo, yo descartaría este. 

Y hasta aquí los imprescindibles de Liubliana!!

Toda la ciudad puede recorrerse a pie sin ningún problema y puede verse perfectamente en medio día, aunque si vais un día completo podréis disfrutar más relajadamente de sus parques y miradores o hacer alguna escapadita cercana como el Castillo Predjama o las cuevas. 

Espero que os haya sido útil y recordad que podéis ver más fotos del viaje en mi Instagram!

Deja una respuesta

Please rate*