Qué ver en MENORCA – Ruta de calas

  • Autor de la entrada:
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

¡Hola chicos! Sé que llevo unos días desaparecida por el blog, pero entre viajes y estudios, y ahora encima el canal de YouTube, apenas tengo tiempo de escribir. Pero allá va. Hace apenas unas semanas nos fuimos mi mami y yo a… ¡¡Menorca!! La verdad es que yo tenía muchas ganas de conocer Baleares, ya que vivo muy y solo conocía Mallorca. Así que decidí que este verano tocaba una espadita a una de sus increíbles islas.

Mi idea inicial era volar a Ibiza y coger un barco a Formentera, una isla que por las fotos parece preciosa!! Pero después resultó que mi padre tenía un amigo con un piso en Menorca, de forma que si íbamos allí nos ahorrábamos el alojamiento. Y esa fue nuestra principal razón para escoger la isla. Y tengo que reconocer que estoy encantada con la decisión que tomamos, porque la verdad es que en agosto Baleares está a tope y, generalmente, el turismo de Menorca es mucho más tranquilo que en las otras islas.

Así que una vez escogida la isla empezamos a buscar vuelos y al final nos fuimos del 2 al 8 de agosto por 65 euros ida y vuelta cada una (vuelo directo desde Barcelona). Así que el precio estaba genial! Porque en esas fechas todo es ¡carísimo!

Y una vez comprados los vuelos empezamos a organizar la ruta: qué pueblos queríamos visitar, qué calas o playas eran imprescindibles, y como movernos por la isla. Y ahí vino donde decidimos alquilar una moto. A mi madre siempre le ha gustado ir en moto y, aunque yo prefiera el coche, es cierto que en verano, con tanto turista, una moto es muchísimo más cómoda, ya que puedes aparcar sin muchos problemas en el centro del pueblo o a pie de playa. Y encima gasta muchísimo menos que un coche! Así, que eso hicimos. Y empezamos a buscar alquileres de motos y todo nos parecía carísimo. Pero había que hacerlo (el transporte público en las islas no suele ser muy bueno). Más o menos todas las empresas ofrecían los mismos precios; al final nos costó 225€ durante 5 días con seguro a todo riesgo.

Y en cuanto a preparativos y gastos iniciales poco más. Simplemente estuvimos intentando organizar qué veríamos cada día para no perder mucho tiempo allí y buscamos qué tramos del famoso “Camí de Cavalls” queríamos hacer.

05/08/2018

¡Buenos días desde Mahón! El domingo sonó el despertador a las 6:45 de la mañana, ya que era el día que íbamos a visitar la Cala en Turqueta, una de las más famosas de Menorca y, por lo tanto, queríamos llegar allí cuanto antes mejor para intentar evitar la masa de turistas. Así que sobre las 7:15 de la mañana ya estábamos en la moto dispuestas a irnos y, sobre las 8-8:30 llegábamos al párquing de la playa. Y ahí tuve la pequeña caída que varios me habéis preguntado por Instagram. Justo cuando estábamos frenando para entrar en el párquing, mi mami fue a poner el pie en el suelo, pero se le enredó con la mochila, de forma que la moto se cayó de lado. Yo, como acto instintivo, intenté recomponerme y fue entonces cuando me quemé con el tubo de escape. No fue nada grave y a mi madre no le pasó absolutamente nada, de forma que es muy probable que si me hubiera quedado quieta no me hubiera pasado nada, pero ni lo pensé, solo reaccioné. Pero, bueno, eso no iba a fastidiarnos las vacaciones. Aparcamos la moto, me lavé un poquito la herida y nos fuimos hacia la playa.

La verdad es que la playa está bastante lejos del párquing, debe haber como 1-1,5Km, pero es todo llano, así que se llega sin problemas. Y cuando llegamos allí, sobre las 8:45-9 nos encontramos que la playa ya estaba llena de turistas! Vale que no eran las 6 de la mañana, que entonces probablemente sí que hubiéramos estado más solas, pero es que los días anteriores habíamos estado en playas preciosas mucho más tarde y apenas había nadie!! Pero eso no nos impidió disfrutar. Buscamos un huequecito en la sombra y desayunamos los bocadillos que llevábamos con nosotras. Después íbamos a bañarnos pero a mí me escocía la herida, así que me quedé paseando por la orilla mientras mi mami se daba un chapuzón.

Y sobre las 10-10:30 decidimos ir hacia la Cala Macarelleta. Inicialmente pensábamos ir en coche hasta la Cala Macarella y, desde ahí, andar hasta la Macarelleta. Pero justo llegando a Cala en Turqueta, vimos que había un cartel que indicaba que la Cala Macarella quedaba cerrada al transporte privado y que únicamente se podía llegar en bus. Así que, como estábamos cerca, decidimos intentar llegar andando.

El camino se supone que son unos 2-2,5Km y eso por las calas puede llegar a ser mucho rato; pero no fue el caso. La verdad es que el camino de la Cala en Turqueta a la Cala Macarelleta es súper fácil y accesible prácticamente para todo el mundo (y de camino nos encontramos con ¡dos cabras paseando por la playa!). Así que en menos de media horita ya estábamos en Macarelleta. Y esta cala sí que nos gustó. La playa es preciosa y, encima, había muchísima menos gente!! Ahí sí que estuvimos un rato bañándonos (lo conseguí a pesar del escozor).

Sobre las 12 del mediodía nos acercarnos andando hasta la Cala Macarella, que es parecida pero más grande y más llena, así que decidimos que no era necesario bajar hasta la cala; y la vimos únicamente desde las alturas.

Y después ya empezamos a volver hacia la Cala en Turqueta. Y esta vez sí que nos bañamos a pesar de había aún más turistas que por la mañana.

Ya sobre la 1 del mediodía volvimos a la moto y nos fuimos a nuestro siguiente destino: las playas de Son Saura, que eran dos: la Playa des Banyul i la Playa de Bellavista. Al primer lugar que se llega directamente desde el párquing es la Playa des Banyul, en la que había muy poca gente, ya que no tiene arena y es bastante difícil bañarse. Pero si seguís andando un poco más en seguida llegaréis a la Playa de Bellavista, una playa bastante grande y súper bonita. Ahí sí que nos bañamos un buen rato, disfrutando de sus aguas cristalinas.

Ya sobre las 2 del mediodía decidimos intentar llegar andando hasta la Cala des Talier, que está a 1,5Km aproximadamente de la Playa de Bellavista. Pero no os dejéis engañar: aunque las distancias parezcan cortas, es todo por trayectos con arena de playa o rocas, y es bastante incómodo y lento. Eso sí, las vistas siempre valen la pena!!

Como en casi todas las calas y playas menorquinas, no hay ningún tipo de servicio y, aunque nosotras siempre llevábamos agua y provisiones, ya nos quedaba poquita agua, así que decidimos intentar aprovechar que llegaba un barco lleno de turistas y entramos en el barco a comprar dos botellitas de agua. Así que, ya veis, siempre hay alguna manera de conseguir agua!

Desde la Playa Bellavista tardamos una media hora en llegar a la Cala des Talier, pero valió muchísimo la pena; sobre todo porque de camino nos encontramos con una calita sin arena, solo era una entrada de agua en las rocas, que era preciosa! Y se podía bajar andando!! Y eso hicimos. Dejamos las cosas y bajamos por las rocas como pudimos hasta llegar al agua: azul, cristalina, y sin turistas!! Estábamos allí prácticamente solas!

Después de un rato de bañarnos decidimos seguir hasta la Cala des Talier, donde llegamos sobre las 3 de la tarde, así que nos apalancamos en una sombrita y nos comimos nuestra comida preparada del Lidl. Después de comer y reposar un poquito nos fuimos directas al agua para refrescarnos y coger fueras para volver hacia las Playas de Son Saura, donde teníamos aparcada la moto.

Llegamos al párquing sobre las 4 de la tarde y nos fuimos directas a Ciutadella, donde llegamos sobre las 16:30. Paseamos un rato por la ciudad, pero hacía muchísimo calor, así que paramos en uno de los pocos bares que había abiertos a bebernos una Coca-Cola con MUCHO hielo. Después de recuperar fuerzas, emprendimos de nuevo la marcha y paseamos por la ciudad, recorriendo los lugares más representativos de ésta: la Catedral de Menorca, la Plaza del Borne (la más bonita de Ciutadella desde mi punto de vista), la Plaza de la Esplanada, y el Puerto, donde hay muchísimos restaurantes y tiendecitas en las que podéis entreteneros un buen rato. Después de pasear por las tiendas volvimos a la Plaza del Borne, donde empieza la Calle San Nicolás, que nos llevó directas al Castillo de San Nicolás. Aunque el Castillo en sí tampoco me pareció nada del otro mundo, las vistas que había desde allí eran preciosas! Se veían enormes mansiones blancas a pie de puerto y casitas súper bonitas con una escalerita que les llevaba al mar! Así que desde el Castillo empezamos a volver hacia el centro por la calle paralela a San Nicolás, por el paseo marítimo. 

La verdad es que Ciutadella es una ciudad preciosa, pero cuando fuimos hacia tanto calor que no pudimos disfrutarla como hubiéramos querido y, quizás fue por eso que no nos llevamos tan buen sabor de boca como esperábamos.

Así que después de pasear por el centro histórico de la ciudad, sobre las 7 de la tarde,  cogimos de nuevo la moto para ir a la Cala en Brut, a unos 5Km de Ciutadella. Es la cala más conocida para tirarse de las rocas al mar y, evidentemente, estaba llenísima de gente. Hay varios puntos desde donde tirarse y, la principal ventaja, es que hay varias escaleras para volver a subir a las rocas sin tener que hacer equilibrios por ellas. Aunque también había algún que otro loco que se tirada desde una plataforma que estaba separada del mar y haciendo tonterías, lo cual era bastante peligroso. Eso sí, consiguió tener la atención de toda persona que estuviera en la cala.

Después de ver a la gente tirarse desde múltiples puntos decidimos volver a la moto para ir a ver el atardecer al Faro Punta Nati. Como la mayoría de lugares en la isla, el párquing estaba bastante lejos del faro, así que tocaba andar y andar hasta llegar a él. Y entonces yo me empecé a encontrar mal, no sé si por la herida, el calor, el cansancio, o una combinación de los tres, así que decidimos acercarnos para verlo mejor, pero no nos quedamos a ver el atardecer. Y volviendo hacia la moto el párquing empezó a llenarse muchísimo, así que, si pensabais disfrutar de un atardecer mágico con vuestra pareja en un faro perdido por Menorca, olvidaros. Podréis ver el atardecer, pero rodeado de muchísimos muchísimos turistas.

Como he dicho, nosotras decidimos empezar a volver antes del atardecer y llegamos a Mahón sobre las 9:30 de la noche, agotadas; así que nos fuimos a dormir y descansar para reponer fuerzas para el día siguiente!

Continuará…

Deja una respuesta

Please rate*