Qué ver en el Parque Nacional de TRIGLAV (I)

  • Autor de la entrada:
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El Parque Nacional de Triglav es, posiblemente, la zona más espectacular de Eslovenia. Ocupa gran parte del país y merece la pena dedicarle como mínimo 1 día completo a conocerlo. 

En este post os contaré cuales son los mejores lugares de Triglav y de qué manera distribuimos los tiempos para poder conocer lo más esencial del parque.

Nosotras dedicamos el día a conocer el norte del parque y atravesarlo completamente hasta el sur, dejando para el día siguiente algunos lugares del sur y este del parque (podréis leerlo en el próximo post). 

Nos despertamos bien temprano ya que hoy iba a ser un día largo y sobre las 8 ya estábamos de camino a las Gargantas Vintgar, nuestra primera parada del día. Está muy cerca del Lago Bled así que si queréis disfrutar más tranquilamente de los otros lugares del parque, podéis combinar esta visita con el día que paséis en Bled. 

La entrada a las Gargantas Vintgar vale 10 euros (6 si eres estudiante) (verano 2019) a los que hay que sumarle 5 euros del parking (máximo 3 horas, pero es tiempo de sobras). Podéis intentar aparcar gratis en algún hueco en el pueblo que hay justo antes de llegar a las gargantas, pero nosotras no vimos muchos sitios donde hacerlo (todo parecían zonas privadas para los que vivían allí).

Personalmente, la entrada me pareció bastante cara, pero vale la pena 100%. El lugar es espectacular!! Pasearéis por las gargantas por un camino muy bien hecho y fácil de caminar. Eso sí, os recomiendo llegar a primera hora de la mañana, porque hay zonas estrechas que a la que se llena de gente es mucho más incómodo y, al estar tan cerca de Bled (lugar más famoso de Eslovenia), siempre hay mucho turismo.

Nosotras estuvimos unas dos horas paseando por las gargantas, incluyendo la cascada que hay al final del camino. Para llegar a ella hay que salir del paseo y seguir las indicaciones, pero no os preocupéis que luego con la misma entrada podréis volver a entrar por donde habéis salido. No es una ruta circular, así que tendréis que volver por el mismo camino que habéis venido.

Ya sobre las 10 de la mañana volvimos al coche para seguir hacia nuestro siguiente destino, la Cascada Pericnik, uno de los lugares que más disfruté de Eslovenia. Se puede llegar en coche fácilmente hasta la base, pero lo más espectacular es subir hasta la cascada y verla de cerca; o incluso desde detrás, mojándote completamente!! Para aparcar, podréis hacerlo allí mismo por 3 euros (2 horas) o aparcar en algún hueco que veáis en la “carretera”. Nosotras decidimos aparcarlo en un hueco del camino y vimos varios coches más que lo habían hecho y no tuvimos ningún problema. 

Para llegar hasta la cascada simplemente tendréis que seguir las indicaciones. Está todo muy bien explicado y no tiene pérdida. Se tarda solo unos 10-15 minutos (depende del ritmo al que andéis), pero es todo subiendo por la montaña/bosque, así que es cansado y no apto para todo el mundo. Pero si podéis, vale muchísimo la pena!!

Una vez lleguéis arriba veréis la cascada desde muy cerca, pero incluso podréis seguir caminando y pasar por detrás de la cascada! Hay que ir con mucho cuidado porque como está mojado del agua de la cascada, resbala, pero puede hacerse. Si no os atrevéis, podréis sentaros en alguna roca y admirar la cascada escuchando el ruido del agua al caer. 

Personalmente, si no vais a subir hasta la cascada y solo vais a verla desde la base, porque por lo que sea no tenéis las condiciones físicas necesarias, creo que no vale la pena acercarse con el coche. La cascada se ve desde muy lejos y lo realmente impresionante es verla de cerca o desde detrás.

Ya sobre las 12-12:30 estábamos de nuevo en el coche para ir hacia el Lago Jasna, aunque hicimos una pequeña parada técnica en Kranjska Gora para comprar comida y llevárnosla al lago. Si tenéis tiempo, es un pueblecito bonito que vale la pena pasear, pero a nosotras ya se nos había hecho casi la hora de comer y aun faltaba mucho que recorrer; así que fuimos directas hacia el lago. Y nada más verlo desde la carretera ya supe que me iba a encantar! 

Aparcamos gratis sin ningún problema justo al lado del lago y, cuando fuimos a dar un paseo por su alrededor, descubrimos que no era un lago; eran 3 lagos uno al lado del otro y cada cual más impresionante!! Nosotras los recorrimos los 3, paseando entre ellos y en el último nos apalancamos a comer con unas vistas espectaculares de uno de los lagos con la montaña de fondo. Si no queréis comer comida del súper, en el primer lago, el que hay justo al lado del parking, hay un bar con muy buenas vistas.

Y después de reponer fuerzas, sobre las 13:30-14 nos adentramos en el Parque Nacional de Triglav. Todos los lugares que habíamos visto hasta entonces pertenecen al parque pero ahora íbamos a atravesarlo completamente cruzando las montañas. A partir de aquí, más que ir a un sitio concreto, únicamente será disfrutar de la carretera con vistas espectaculares de las montañas!

Curvas, curvas, y más curvas pero un paisaje realmente increíble. Algunos de los lugares más famosos del parque son el paso de Vrsic, Trenta y el río Soca. Si os gusta el senderismo hay millones de caminos que podéis hacer para recorrer las montañas. Nosotras decidimos recorrer el parque en coche, sobretodo por falta de tiempo. Pero aun así, es espectacular!! 

Nosotras fuimos haciendo paradas cortas para hacer fotos de los paisajes, pero la única parada donde sí estuvimos más tiempo y fuimos a dar un paseo por la zona fue en Velika Korita, un cañón del río Soca. 

Podréis aparcar allí sin problemas y, cuando fuimos nosotras, solo nos encontramos con otro coche que, además, en cuanto empezamos a caminar por la zona del cañón, se fueron por otro sitio. Así que pudimos disfrutarlo completamente solas! Para llegar al cañón tendréis que cruzar un pequeño puente desde donde ya se ve el cañón, pero si queréis acercaros tendréis que cruzarlo y girar hacia uno de los dos lados (por el bosque). Nosotras fuimos hacia la derecha y fuimos intentando seguir los caminos que se acercaban más al río hasta que llegamos a estar justo al lado, con unas vistas increíbles del cañón y las pequeñas cascadas que se forman en el río. Es un lugar muy muy bonito y al que vale la pena dedicarle al menos una media hora.

Después de disfrutar del cañón volvimos al coche para seguir nuestro camino hacia las Cascadas de Virje, pasando por la ciudad de Bovec. Si os gusta el deporte de aventura, Bovec es un buen lugar para hacer noche y realizar excursiones; hay muchísimas ofertas de actividades por la zona. Pero si no vas a hacer deporte de aventura no tiene mucho que ver, así que nosotras lo pasamos de largo y fuimos directas a las cascadas, donde llegamos sobre las 16-16:30.

Desde el parking (gratuito) solo tendréis que caminar unos 10 minutos hasta llegar a las cascadas. En verano no hay mucho agua, así que no son especialmente espectaculares, pero sí es una zona muy bonita con un pequeño lago sobre el que cae el agua de la cascada. Si tenéis tiempo, con lo cerca que está y lo fácil que es llegar, vale la pena hacer el pequeño desvío.

Ya sobre las 5 y algo de la tarde subimos de nuevo al coche para ir hacia una de las cascadas más famosas del país, la Cascada Boka. Desde la propia carretera se ve la cascada a lo lejos, pero si queréis acercaros podéis aparcar el coche y empezar a subir. Nosotras habíamos leído que el camino hacia la Cascada es largo y bastante duro, así que únicamente fuimos hasta un mirador (muy bien indicado). Tardamos una media hora andando, casi todo subida. Las vistas desde el mirador son realmente bonitas, pero, igual que en las cascadas de Virje, al haber poco agua no era tan espectacular. Además, se ve de bastante lejos. 

Si tenéis tiempo podéis acercaros, ya que es un mirador bonito; pero a mí, personalmente, me gustó más la cascada Pericnik, sobretodo por la cercanía a la cascada y el sentir el agua cayendo sobre ti. 

Finalmente, sobre las 6 de la tarde nos fuimos a nuestra última parada del día, la Cascada Kozjak, una de mis preferidas de Eslovenia! La entrada al recinto cuesta 4 euros (3€ si eres estudiante) (verano 2019), pero vale muchísimo la pena!! Mi madre no sabía si quería entrar o no porque ya estaba cansada, y suerte que la convencí porque le encantó! 

Aparcamos el coche en un descampado al lado del río y nos pusimos a andar rumbo a la cascada. Todo el camino tiene unas vistas espectaculares del río, incluyendo algunos puentes colgantes por los que podéis pasear y disfrutar de las vistas. Pero no solo eso, sino que en cuanto pasas la entrada de la cascada, todo el camino por el bosque es espectacular! La verdad es que no sé como describirlo con palabras, pero entre que estaba lloviendo y cada vez estaba más oscuro porque estábamos acercándonos a la cueva, parecía que estuviéramos en medio de la selva! 

El camino es bastante fácil y en unos 10 minutos desde la entrada (casi media hora desde el parking) llegaréis a la cueva donde está la cascada. Bajo mi opinión, un lugar que no podéis perderos si viajáis a Eslovenia!

Para llegar a la cascada, o al salir, pasaréis por el Puente Napoleón, que yo había leído en algunos blogs que tenía unas vistas muy bonitas. La verdad es que a mí no me pareció nada del otro mundo. Además está en medio del camino y es difícil parar. Personalmente, creo que las vistas que se ven son muy parecidas a las vistas que hay de camino a la cascada, así que es un lugar que podéis obviar sin problemas.

Y ahí acababa nuestro día, solo faltaba conducir durante una hora aproximadamente para llegar al pueblo donde pasaríamos la noche, Kanal.

 

Espero que os haya sido útil y si queréis seguir nuestro viaje día a día, podéis seguirnos en Instagram y Facebook.

Deja una respuesta

Please rate*