Qué ver en DUBAI – Burj Khalifa y Desierto

  • Autor de la entrada:
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Primera vez que salía de Europa… ¡y tenía que hacerlo a lo grande! ¿Qué hay más diferente y especial para cambiar que Dubai? Después de los exámenes sentía que necesitaba despejarme y qué mejor que irse de viaje sola a un país totalmente distinto a conocer nuevas culturas y personas, y tengo que decir, todas maravillosas.

DÍA 4:

Empiezo el cuarto día yendo al famoso Dubai Mall y a disfrutar del Burj Khalifa de día, ya que el primer día lo vi de noche. El Dubai Mall es el centro comercial más grande de la ciudad y, probablemente, del mundo. Incluye tiendas de todas las grandes marcas, restaurantes de todas las culturas, una enorme tienda de dulces, un parque temático (es enorme, ¡os podéis perder allí dentro!), la recreación de un zoco, un pista de patinaje (si queréis usarla mirar los horarios por internet antes de ir, ya que cambian los precios y el DJ en función de la hora), varios cines y hasta un acuario, como no, también el más grande del mundo. El Dubai Aquarium (entrada bastante cara) tiene un volumen de 10 millones de litros, equivalente a cuatro piscinas olímpicas, y está situado en la planta baja del centro comercial. En su interior encontramos 33.000 animales acuáticos, de 140 especies, entre ellos 300 tiburones (tiene la colección más grande de los tiburones tigre de arena y las rayas látigo). Además, tendrás la posibilidad de nadar entre tiburones y pasar por un túnel desde donde obtendrás una visión panorámica de 270º.

El Burj Khalifa se encuentra saliendo del centro comercial por la planta baja (donde se hace el espectáculo de las fuentes). Es, sin duda, otro de los símbolos de Dubai y su edificio más famoso. Con 828 metros y 160 pisos, es el edificio más alto del mundo. Puede subirse hasta los pisos 124 o 148 pagando una entrada algo cara, desde donde podrás ver una increíble panorámica de toda la ciudad. 

Como tranquilamente en el centro comercial y me dirijo al hipermercado LuLu (cerca del Mall of Emirates), donde había quedado con la compañía que me llevaría… ¡¡¡al DESIERTO!!! Por un precio razonable podrás encontrar miles de tour que te llevarán al safari y te harán disfrutar del mar de dunas que encontraréis allí. 

A las 15-15:30 sale el bus en dirección al safari (no desesperes, hay una buena hora hasta llegar). Una vez allí harán grupos de 4 y te montarán en un todoterreno que te «paseará» por las dudas. Paseará entre comillas, ya que la gracia del tour es que disfrutes de un gran conductor que te hará sentir las dunas (todos los baches) y la arena (que se desplazará por la ventana del todoterreno, ¡así que ni se te ocurra abrir la ventana!).

Pasado un tiempo de recorrido (unos 20 minutos), llegarás a un campamento de estilo tradicional. Pero antes de entrar en el campamento a comer, ¡aún hay otras cosas que disfrutar! Allí podrás ver varios grupos de camellos, donde podrás subiros y te darán un paseo por la zona (unos 10 minutos). ¡Cógete bien al camello si no quieres salir volando hacia delante!, sobretodo cuando lo hagan agacharse para que puedas bajar. Durante todo ese tiempo, podrás disfrutar de un magnífico atardecer, ¡no te lo pierdas! 

Hay otras actividades extra como montar en quad, pero no suelen estar incluidas en los tours, y el precio es de 100 dihrams (unos 25 euros). 

Una vez ha anochecido, te harán entrar en el campamento, donde podrás seguir disfrutando de las tradiciones del país. Allí podrás vestirte con ropa típica, comprar recuerdos, o hacerte un tatuaje de henna. Sobre las 6 de la tarde te llamarán para que vayas a buscar la merienda (incluida en el tour) y disfrutes de varios espectáculos: bailes con fuego (a mi gusto el más impresionante), danza del vientre y todo tipo de bailes típicos del país. Finalmente, sobre las 8 abrirán un buffet (también incluido en el tour) para que disfrutes de comida típica emiratí (si no te gusta el picante tendrás problemas, ya que allí ¡¡todo pica mucho!!). 

Sobre las 9 cada conductor pasará a recoger a su grupo y tocará volver a la ciudad. ¡UNA EXPERIENCIA INCREÍBLE!

DÍA 5:

Quinto día en Dubai y hoy me dirijo hacia la famosa Palmera Jumeirah, una de las tres islas artificiales que encontramos en la ciudad. Es una zona básicamente residencial y de hoteles, donde cada una de las “hojas” de la palmera contiene multitud de villas de lujo. Aunque es una isla muy peculiar, una vez dentro es muy difícil apreciar las formas y no es fácil orientarse. La construcción del archipiélago se inició en el 2001, y aún tardará algún tiempo en concluirse, por lo que encontrarás varios edificios en obras.

Al final de la palmera encontramos el gran Atlantis Hotel, uno de los hoteles más famosos para los visitantes que viajan a Dubai. Este impresionante hotel fue inaugurado el 20 de noviembre de 2008 y presenta el mismo diseño que el hotel Atlantis Paradise Island de las Bahamas. No hay muchas formas de llegar hasta el hotel. Una de las posibilidades (la más barata) es un monorrail que puede tomarse en la estación situada en el inicio del tronco de Palm Jumeirah (el precio de ir y volver es de 25 dihrams, unos 7 euros). Desde el monorrail podrás apreciar la forma de la palmera y los edificios y playas que hay tanto en la ciudad como en la palmera.

El hotel es una pasada y, aunque no puede verse por dentro, si puedes llegar a una zona habilitada para turistas donde encontrarás las entradas a un montón de actividades, como el acuario, una atracción de miedo, y un gran parque acuático (precio algo caro pero pueden verse varias de sus impresionantes piscinas y atracciones desde la entrada). Aún así, recomiendo esta visita solamente si tienes tiempo, ya que lo más bonito es el hotel por fuera y es un coste de tiempo y dinero importante si vas a estar pocos días allí.

Después de disfrutar de los servicios el Atlantis Hotel, me dirijo al paseo de la playa. No es nada del otro mundo, pero es agradable pasear al lado del mar mientras disfrutas de las impresionantes vistas del hotel. Sobre la 1 cojo el monorail y vuelvo hacia la ciudad, donde vuelvo al Marina Mall a comer antes de seguir con la visita.

Sobre las 15:30 quedo con unos conocidos de Abu Dhabi y nos vamos los 5 al Global Village, uno de los parques de atracciones más llamativos de la ciudad, un lugar realmente increíble. A modo de »pequeña EXPO» reúne pabellones de más de 40 países en los que podemos encontrar productos típicos, alimentos, o representaciones artísticas del país en cuestión. Podrás comprar todo tipo de alimentos y objetos típicos de más de 40 países y conocer culturas muy distintas. No dudes en regatear y conseguir aquello que quieres a un precio más que razonable, ¡lo conseguirás! También encontramos un parque de atracciones y numerosos restaurantes y bares donde podremos probar comida típica de múltiples lugares del mundo.

Un pequeño detalle que tienes que saber: aunque Dubai es una ciudad muy internacional, donde podrás vestir como quieras, en lugares como éste es necesario llevar hombros y piernas hasta la rodilla tapadas. Si entras en alguna mezquita también es necesario que las mujeres se tapen el pelo. Aunque sean condiciones que no compartamos, es otra cultura, y si quieres conocer esos lugares tendrás que cumplirlas.

Sobre las 9 de la noche salimos del parque para irnos hacia Abu Dhabi a descansar.

Continuará…

Deja una respuesta

Please rate*