10 días para descubrir POLONIA – Wroclaw (parte V)

  • Autor de la entrada:
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Hace mucho tiempo que miraba vuelos a Polonia y…¡por fin me decidí! Este año iba a pasar la Navidad en Polonia!! Después de unos meses muy intensos de clases, prácticas, trabajos , necesitaba unos días de disfrutar y relajarme, así que como no, decidí irme de viaje.

No tenía mucho margen en cuanto a las fechas, ya que al volver de Navidad tenía exámenes de la facultad, pero eso no iba a impedir que pasara unas navidades preciosas en Polonia. Así que compré un billete de ida el día 26 de diciembre a Cracovia, y uno de vuelta el día 4 desde Varsovia, teniendo así 10 días para descubrir este precioso país.

Si queréis ver el itinerario que seguí y los preparativos de viaje, tenéis más información en un post anterior.

Polonia es un país que vale la pena visitar en cualquier momento, pero teniendo la oportunidad de ir en esas fechas era aún mejor, ya que podría disfrutar de todos sus mercadillos navideños y su maravillosa decoración.

Como en varios de mis viajes, no me hospedé en hoteles, sino que utilicé la aplicación de Couchsurfing para quedarme a dormir en casas de gente local. Si no conocéis la aplicación y queréis saber más sobre ella, tenéis más información en este post.

DÍA 5:

Son las 9 de la mañana y suena el despertador. Anoche nos fuimos a dormir algo tarde pero no quería perder el día, así que me levanto para dirigirme al primer punto del día: la Universidad de Wroclaw. Además de ser un edificio impresionante, es una de las puertas al casco antiguo, así que no hay excusa para no visitarla. Este centro universitario fue creado por la orden de los jesuitas en el siglo XVIII, uno de los más antiguos de la Europa Central.

Seguí caminando por la calle de la Universidad hasta llegar al Ossolineum Garden, uno de los jardines más bonitos de todo Wroclaw. Es un lugar ideal en el que parar a descansar y admirar dichos cuidados jardines rodeados de edificios coloridos. Realmente vale la pena entrar y dar un paseo.

Tras pasear por el jardín me dirigí al Market Hall, un lugar ideal para parar a desayunar. Un lugar lleno de puestecitos principalmente de flores, aunque puedes encontrar de todo, y rodeado de pequeños supermercados o pastelerías. Así que allí, refugiada del frío del exterior, decidí sentarme a desayunar y coger fuerzas para seguir la ruta.

Una vez desayunada salgo del mercado y voy, ahora sí, a la zona de las islitas con iglesias. Para llegar allí, cruzo el puente Piaskowy y llego a la iglesia ortodoxa de Santa Ana (Kosciol Sw.Anny), junto con el edificio de la biblioteca de la Universidad y otra iglesia de estilo gótico. Tras admirar los distintos edificios, sigo caminando y, a mano derecha, se encuentra el famoso puente verde metálico del amor (puente Tumski) que, como no, está lleno de candados. La verdad es que el puente me encantó; con su decoración llena de corazones y todo tan colorido hace que sea mucho más bonito que un simple puente metálico.

Tras cruzar el puente se llega a la Catedral de San Juan Bautista, cuya construcción data del siglo X, aunque debido a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, la que vemos hoy en día está completamente restaurada.

Pese a que el icono de las islas es la famosa catedral, vale la pena pasear por los alrededores sin tener ningún destino en concreto y disfrutar de todas las iglesias y edificios que rodean la catedral.

Tras visitar la catedral volví hacia el casco antiguo de la ciudad, pasando por el parque Slowacki, desde donde tendrás unas vistas increíbles de toda la zona por la que acababa de pasear.

Junto al parque se encuentra el Panorama Raclawicka, donde en su interior se encuentra una pintura monumental de 15 metros por 120 que representa la batalla de Racławice. Mi idea inicial era entrar a verlo pero, al llegar allí, había unas colas enormes y la verdad es que la entrada era bastante cara (unos 20 euros si no recuerdo mal), así que al final me decanté por no entrar.

Empezaba a refrescar en la ciudad y prácticamente era la hora de comer así que, antes de seguir mi ruta por el centro histórico de Wroclaw, decidí parar a comer en un centro comercial que había allí mismo, la Galería Dominikanska. Comí en una especie de buffet que encontré, donde te cobraban por peso. La verdad es que me pareció gracioso y por eso decidí quedarme allí. Tu cogías un plato y te servías lo que quisieras, luego te lo pesaban y te cobraban en función del peso, fuera lo que fuera lo que tenías en el plato. No era caro, pero tampoco era tan barato como otros sitios que había visto en Polonia; pero por 4-5 euros comí un poco de todo (arroz, patatas aliñadas muy buenas, un trozo de pollo picante que estaba muy bueno y un trozo de cerdo rebozado que estaba más normalito).

Al salir de la galería fui hacia el casco antiguo, pasando por la iglesia de St. Wojciech, la primera iglesia parroquial de Wrocław.

Ya en el centro histórico se encuentra la Iglesia Santa María Magdalena, cuya construcción data del siglo XIII, aunque, como la mayoría de edificios, sufrió graves daños durante la Segunda Guerra Mundial y fue reconstruida en 1950.

Al salir de la iglesia me dirigí, por fin, a disfrutar de la famosa Plaza del Mercado (Rynek) de Wroclaw, una de las plazas más bonitas de Europa. Sus casitas de colores parecen realmente sacadas de un cuento de hadas, así que vale la pena que dediquéis un buen rato simplemente a admirar la preciosa plaza.

Uno de los edificios más representativos de la plaza es el Ayuntamiento, construido en el siglo XIII, y que reconoceréis por su ostentosa decoración.

Otro de los símbolos de dicha plaza, y de toda la ciudad, son los enanos. En la década de los 80, cuando Polonia estaba bajo el régimen comunista, surgió un movimiento de protesta alternativo llamado Orange Alternative. Como estaba prohibido llevar cualquier consigna política optaron por métodos de protesta distintos, como disfrazarse de enano; un policía tendría pocos argumentos para arrestar a alguien por ¡ir vestido de enano!, convirtiendo a estos seres en símbolos de la protesta. En honor a dicho movimiento, se puso una estatua del enano padre en la calle Świdnicka, que era el lugar donde se realizaban esos actos, y después se fue aumentando la comunidad de enanos que puebla la ciudad, de forma que ahora dedicarse a buscar enanos por Wroclaw es uno de sus atractivos turísticos.

Justo al lado de la Plaza del Mercado, encontramos la Plaza de la Sal (Plac Solny). A pesar de que es mucho más pequeña, es igual de bonita y contiene un precioso mercado de flores.

Tras visitar ambas plazas decidí ir a la Iglesia de Santa Isabel (Kosciol Sw.Elzbiety), ubicada en una de las esquinas de la Plaza del Mercado. Cuando yo fui (diciembre 2017) la iglesia estaba en reparación, pero seguían teniendo habilitada la torre desde la que se obtienen una de las mejores vistas de toda la ciudad. Para subir a la torre hay que pagar 5 zloty, que es 1,25 euros. Hay que subir andando, y la verdad es que la torre es muy alta y las escaleras muy estrechas; pero las vistas desde arriba son una pasada, así que vale la pena el esfuerzo. Desde el mirador de la torre se puede admirar la plaza del mercado, con todas sus casitas de colores y el ayuntamiento; pero también se puede ver la zona de las islas y el resto de la ciudad. Así que si estáis en forma vale la pena subir a disfrutar de las vistas.

Una vez arriba me quedé allí a ver el atardecer sobre la Plaza del Mercado y, tras un rato disfrutando de las vistas bajé de vuelta a la plaza y paseé por las calles contiguas a ella entrando de vez en cuando en alguna tienda para entrar en calor, ya que, aunque cuando fui no hacía mucho frío, sí se notaba mucho cuando se iba el sol.

Tras pasear un rato me fui a casa a descansar un rato y, sobre las 9 de la noche, salimos un rato mi couchsurfer, un amigo y yo. Fuimos los 3 a casa de otro amigo donde estuvimos con una chica polaca y varios chicos brasileños. Estuvimos en su casa escuchando música y hablando un poco de todo. Ya sobre las 11-12 de la noche decidí volverme a casa para descansar. 

Continuará…

Deja una respuesta

Please rate*