10 días para descubrir POLONIA – Auschwitz (parte IV)

  • Autor de la entrada:
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Hace mucho tiempo que miraba vuelos a Polonia y…¡por fin me decidí! Este año iba a pasar la Navidad en Polonia!! Después de unos meses muy intensos de clases, prácticas, trabajos , necesitaba unos días de disfrutar y relajarme, así que como no, decidí irme de viaje.

No tenía mucho margen en cuanto a las fechas, ya que al volver de Navidad tenía exámenes de la facultad, pero eso no iba a impedir que pasara unas navidades preciosas en Polonia. Así que compré un billete de ida el día 26 de diciembre a Cracovia, y uno de vuelta el día 4 desde Varsovia, teniendo así 10 días para descubrir este precioso país.

Si queréis ver el itinerario que seguí y los preparativos de viaje, tenéis más información en un post anterior.

Polonia es un país que vale la pena visitar en cualquier momento, pero teniendo la oportunidad de ir en esas fechas era aún mejor, ya que podría disfrutar de todos sus mercadillos navideños y su maravillosa decoración.

Como en varios de mis viajes, no me hospedé en hoteles, sino que utilicé la aplicación de Couchsurfing para quedarme a dormir en casas de gente local. Si no conocéis la aplicación y queréis saber más sobre ella, tenéis más información en este post.

DÍA 4:

¡Buenos días viajeros! Son las 4 y media de la mañana y ya estoy en pie. Hoy toca irnos a… ¡Auschwitz! Tengo que reconocer que al principio no sabía si ir o no… de hecho los que hayáis leído mi primer post sobre los preparativos del viaje habréis visto que era la única excursión que aún no había reservado, ya que no sabía si me daría tiempo de ir. Pero al final encontré esta excursión a las 6 de la mañana, que me permitía volver a Cracovia a una hora cómoda para comer tranquila e ir a la estación de autobuses sin miedo a perder el bus.

Aunque si tenéis tiempo podéis ir por vuestra cuenta, la manera más cómoda es hacer una excursión organizada. Hay muchas webs que hacen excursiones organizadas, en inglés o castellano, y la mayoría incluyen lo mismo: trayecto + entradas + guía.

A mí, el tour en español me costó unos 30 euros (con descuento para estudiante), 35 si no lo eres, y duró unas 6 horas y media. La excursión empezaba a las 6 y cuarto, y había que estar un cuarto de hora antes. Para llegar bien, cogí el bus a las 5 y media desde la casa donde me quedaba, de forma que a las 6 menos cuarto ya estaba en la estación principal.

El bus salió muy puntual a las 6 y cuarto y, tras unas dos horas de viaje (con unas vistas preciosas, ya que estaba nevando y se veían todas las casas blanquitas), llegamos a Auschwitz I, el campo de concentración original. Una vez allí nos asignaron una guía muy agradable y que sabía mucho sobre la historia del campo de concentración. Estuvimos allí una hora y media aproximadamente, donde paseamos por los distintos edificios donde vivían los “trabajadores” y pudimos entrar en alguno de ellos para ver algunos restos de esa época.

La verdad es que la visita guiada es esencial para entender la historia de Auschwitz y conocer todo lo que sucedió, o se cree que sucedió, durante la época nazi.

Sobre las 10:30 del mediodía fuimos a Auschwitz-Birkenau, el campo de exterminio. Para llegar allí volveréis a subir al bus, y en unos diez minutos estaréis en Birkenau. Aunque los crematorios están destruidos, pueden visitarse algunas de las casas donde “vivían”, así como el monumento en homenaje a todas las víctimas.

Después de una hora descubriendo el campo de exterminio nos subimos de nuevo al bus para volver hacia Cracovia.

Entre las dos visitas y antes de volver a Cracovia dejan unos 10 minutos por si alguien quiere comer algo, pero si tienes que comprarlo apenas te da tiempo, ya que en el bus no se puede comer. Así que os recomiendo llevar algo de comida para que en esos 10 minutos no tengáis que perder el tiempo comprándolo. De todas formas, es algo para picar, porque como salíamos a las 6 de la mañana, sobre a la 1 y media ya estábamos en Cracovia.

Una vez en Cracovia fui a un bar cuya comida estaba incluida con el precio del tour. Tienes que consumir una bebida, que es lo único que hay que pagar, y te entra una sopa y un segundo plato a escoger entre 5 opciones que hay al día.

Después de comer, paseé un rato por Cracovia antes de ir hacia la estación de autobuses, que a las 6 de la tarde salía el bus hacia Wroclaw, mi siguiente destino polaco.

Llegué allí sobre las 9 de la noche y en la estación me estaba esperando mi couchsurfer para acompañarme a casa. Me moría de hambre, así que dejé las cosas en su apartamento y me llevó a cenar a un georgiano que estaba increíble. Después, salimos un rato por varios pubs para ver el ambiente nocturno polaco y la verdad es que, o salían porque era Navidad, ¡o salen cualquier día de la semana!

Sobre las dos de la mañana volvimos para casa, me tocó un rato la guitarra y nos fuimos a dormir, ya que no quería trasnochar mucho para poder aprovechar el día siguiente y descubrir la ciudad.

Continuará…

Deja una respuesta

Please rate*