Cómo llegar a las Cataratas del NIÁGARA

  • Autor de la entrada:
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Las Cataratas del Niágara se encuentran en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, formando parte de ambos países.

Mucha gente que viaja a Nueva York se plantea si vale la pena hacer una excursión de un día a las cataratas. Pese a la distancia y, desde mi punto de vista, sí vale la pena, y mucho!

Cómo llegar a las Cataratas del Niágara

Desde Toronto

La ciudad grande más cercana a Niágara es Toronto, en Canadá, por lo que si vais a la ciudad o tenéis alguna escala allí, ésa es la mejor opción. Desde Toronto hay autobuses directos a las cataratas que duran unas dos horas, y su precio aproximado es de 15 euros (el precio puede variar considerablemente según la época del año, la antelación con la que compréis el billete, o si hace paradas entre los dos destinos).

Hay varias compañías de autobuses que hace el trayecto. En nuestro caso, el mejor precio que encontramos, teniendo en cuenta también los horarios, fue en MegaBus. De todas maneras, eso puede cambiar por los motivos dichos anteriormente, así que lo mejor es comparar varias compañías y escoger la que mejor se adecue a vuestras necesidades.

Si os gusta conducir y tener libertad de horarios, también podéis barajar la opción de alquilar un coche, pero suele ser mucho más caro y, realmente, para este trayecto, hay suficientes horarios distintos para que os podáis combinar los trayectos sin necesidad de estar “atados” a ir o volver a una hora concreta.

Desde Nueva York

El trayecto se complica si queremos ir desde la Gran Manzana. Por ese motivo, nos llegamos a plantear la opción de cogerlo como una excursión organizada, pero al final lo descartamos. Aquí os dejo varias opciones alternativas y al final del post os comento mis conclusiones y si creo que vale la pena reservar una excursión organizada.

Como en el caso de Toronto, si os gusta conducir, podéis optar por alquilar un coche. Esta opción va a depender mucho de la cantidad de días que penséis dedicarle a las cataratas, ya que se tardan unas 6 horas y media. Si sois varios y no os importa conducir de noche, es una opción factible, aunque si vuestra intención es conducir de día, perderéis muchas horas de sol en el coche. Evidentemente, si vuestra intención no es únicamente ir a las cataratas, sino que queréis ir haciendo paradas por el camino, es una buena opción.

Otra opción más “rápida”, pero mucho más cara es el avión. Desde Nueva York podéis volar a Toronto o a Búfalo y desde allí ir a las cataratas. Volar a Toronto habitualmente es más económico que volar a Búfalo, pero después tendréis que añadir las dos horas de bus que hay desde allí, mientras que si voláis a Búfalo estaréis apenas a media hora de las cataratas. Personalmente, no es una opción que me guste, ya que considero que realmente no ganas muchas horas, ya que tienes que contar el trayecto hasta el aeropuerto de Nueva York, que no es nada rápido, las 2 horas de antelación con las que tienes que estar allí, el vuelo, y de nuevo el trayecto desde el aeropuerto hasta la ciudad en el caso de Toronto, ya que en el caso de Búfalo posiblemente haya algún bus que vaya directo a las cataratas.

Finalmente, mi opción preferida es el bus nocturno. Si bien es cierto que el trayecto en bus es pesado y largo, si lo hacéis de noche no perdéis horas, ya que estaréis durmiendo; os ahorráis una noche de hotel, que eso en Nueva York es un detalle importante a tener en cuenta, ya que los hoteles son muy caros; y llegaréis allí a primera hora, de forma que podréis tener las cataratas prácticamente solo para vosotros. En nuestro caso, fuimos en bus desde Washington, ya que habíamos ido a pasar el día allí, pero puede hacerse exactamente lo mismo desde Nueva York. Para esta opción, tendréis que reservar un bus Nueva York – Búfalo y luego otro bus que haga el trayecto Búfalo – Niágara Falls.

Las dos empresas más grandes y económicas de autobuses que hace el trayecto Nueva York – Búfalo son MegaBus y GreyHound. En este caso, MegaBus nos volvió a ofrecer un precio más económico. Nosotros pagamos unos 50 euros por persona por el trayecto Washington – Búfalo, pero hay que tener en cuenta que era verano (temporada alta) y que desde Washington es más caro que desde Nueva York. Si bien es cierto que si escogéis el día que a os interese, lo más probable es que el billete os cueste unos 35 euros el trayecto, si tenéis flexibilidad de días, hay billetes hasta por menos de 10 euros!

En cuanto a los horarios, habitualmente, hay 3 buses que hacen el trayecto desde Nueva York: uno diario, que sale a las 9:30 de la mañana, y dos nocturnos, uno que sale a las 19:45 y llega a las 5 de la mañana del día siguiente, y otro que sale a las 23:00 y llega a las 8:20 de la mañana. Por lo tanto, es un trayecto de más de 9 horas, pero, como vas durmiendo, se pasa muchísimo más rápido.

Una vez en Búfalo, tendréis que coger otro autobús hasta las Cataratas del Niágara. Y aquí tendréis dos opciones: ir a la zona de EEUU (media hora en bus) o ir a la zona de Canadá (1 hora en bus). Nosotros decidimos ir a la zona de Nueva York primero y luego cruzar andando a la zona de Canadá (explicaré mis consejos sobre qué ver en las cataratas del Niágara en un próximo post).

El precio del bus varía mucho en función de si sois flexibles en los horarios. Nosotros pagamos 6 euros por persona por el trayecto Búfalo – Niagara Falls (NY), pero llegamos a ver billetes hasta por 1 euro si íbamos más tarde y no a primera hora de la mañana. En este caso, la mejor opción que encontramos fue con BusBud, ya que nos ofrecía el mejor horario, pero MegaBus tenía precios más baratos.

Así que siempre tenéis que comparar varias opciones y elegir la que mejor os convenga a vosotros.

¿Vale la pena hacerlo con una excursión organizada?

Desde mi punto de vista, NO. Hay dos tipos de excursiones organizadas: las que van en bus (más baratas) y las que van en avión (muy caras). Personalmente, los precios de la excursión me parecieron desorbitados y por ese mismo motivo buscamos alternativas.

Después de haber hecho el viaje y haber ido por nuestra cuenta, os puedo asegurar que no tendréis ningún problema si decidís hacerlo por vuestra cuenta. Las excursiones organizadas a Niágara son realmente caras y, al final, las horas de transporte las tienes que hacer igual. Así que elijáis el medio de transporte que elijáis, buscadlo por vuestra cuenta y seguro que encontraréis un mejor precio!

Una vez allí, la entrada al parque es gratuita, así que no tenéis porqué pagar nada más aparte del transporte.

Deja una respuesta

Please rate*