Qué ver en CROACIA – Split

  • Autor de la entrada:
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Hacía tiempo que pensaba en Croacia y nunca me decidía a ir, generalmente por los altos precios, tanto de los vuelos como del alojamiento. Y, entonces, una familia de aquí, del pueblo, me dicen que este año se van de vacaciones a ¡Croacia! Y claro, evidentemente, no podía desaprovechar la ocasión.

El año pasado se fueron a Rumanía y estuve a punto de irme con ellos, pero al final me fui con unos amigos a Grecia. Pues bien, esta vez no iba a dejarlo pasar.

DÍA 2:

Como el día anterior habíamos llegado muy tarde, el jueves aprovechamos para descansar y salimos hacia Split sobre las 11, donde pasamos la mañana recorriendo el Palacio Diocleciano, un recinto amurallado lleno de casitas antiguas y preciosas. Se trata de uno de los lugares más bonitos y especiales de Split, donde pasamos el resto de la mañana (y calló algún que otro trozo de pizza por un eurito (¡¡aprovechar que en Dubrovnik no encontraréis pizza tan barata!!)).

En una de las puertas del palacio se encuentra una escultura enorme realizada por Iván Mestrović, donde dicen que si tocas el dedo gordo del pie te traerá buena suerte.

Sobre las 2 y media del mediodía volvimos al párquing a buscar el coche y nos fuimos a comer al apartamento, ya que Croacia es un país caro e intentamos comer bocadillos o en el apartamento. Comimos, descansamos un rato, y volvimos hacia la ciudad, pero esta vez con intención de pasear el barrio de Varos y subir al monte Marjan para disfrutar de unas preciosas vistas de Split.

El barrio de Varos es el Casco Antiguo de la ciudad y es precioso. No hace falta que sigas ninguna ruta determinada, simplemente pasea. El centro es pequeño así que en una horita ya habíamos visto bastante y decidimos empezar a subir el monte para intentar ver el atardecer desde allí.

Y después de muchas y muchas escaleras lo conseguimos. Para la gente que tenga ganas de andar, se puede llegar hasta la cima, como hicimos nosotros, desde donde podréis ver una bonita puesta de sol. Si, por el contrario, no os veis preparados para tantas escaleras, podéis subir un trozo hasta llegar a un bar donde hay varios miradores para disfrutar de las vistas de la ciudad.

Nos quedamos en la cima de la colina hasta que finalizó la puesta de sol y entonces empezamos a bajar el monte, de forma que pasamos por el mirador de día y de noche (ambas vistas impresionantes).

Una vez abajo paseamos de nuevo un rato por Varos y el paseo marítimo. Es muy bonito de noche ya que está todo iluminado.

Sobre las 10 volvimos para el apartamento a cenar y dormir, ya que al día siguiente había que madrugar para irnos a… ¡¡¡Plitvice Lakes!!

Eso sí, antes de dormirnos tuvimos que mirar información para decidir que ruta íbamos a hacer y preparar los bocadillos para comer por allí.

Continuará...

Deja una respuesta

Please rate*